Colaboración de Tecnosylva con SCAYLE

By enero 8, 2018

Los sistemas de predicción del comportamiento de incendios forestales son desde hace décadas un componente crucial para la prevención y gestión del monte. Estos sistemas emplean variables del entorno como el viento, la humedad, la temperatura o el tipo de vegetación para simular el avance del fuego y de esta forma ayudar en las labores de extinción. Con el fin de aumentar la fiabilidad de los modelos y permitir nuevos tipos de análisis, en los últimos años ha cobrado gran relevancia el empleo de ensambles estadísticos de cientos o miles de simulaciones individuales. Esto permite calcular la probabilidad de presencia del fuego en una región determinada, la localización de zonas de oportunidad donde una acción por parte de las brigadas de extinción podría causar un mayor efecto en la contención del fuego, análisis de la interconectividad (la probabilidad de traspaso) entre distintas cuencas geográficas, análisis de impacto medioambiental, humano y económico, y un largo etcétera.

Obviamente, este tipo de análisis masivo sobre amplias regiones (municipio, provincia, estado) requieren de una capacidad de computo impracticable en ordenadores convencionales y por tanto su uso suele estar restringido al mundo académico. Hace 7 años sin embargo, Tecnosylva, con la colaboración de SCAYLE y el respaldo de varios proyectos de I+D+I decidió apostar por el indudable potencial de la supercomputación y se embarcó en una senda que hasta el día de hoy no ha hecho más que darnos alegrías. Este camino nos ha permitido abrirnos a nuevos mercados, desarrollar nuevos modelos, algoritmos y análisis, dar servicio profesional tanto a empresas nacionales como extranjeras (comunidad de Madrid, Baleares, Nebraska, Cleveland, Camp Pendleton, San Diego, etc), y en un resumidas cuentas situarnos en la vanguardia de la simulación estadística de incendios forestales. Varios proyectos y la colaboración estrecha de SCAYLE han sido clave en este éxito. En 2010 el proyecto “Tecnologías para el combate integral contra incendios forestales y para la conservación de nuestros bosques” de PlatonModel 4D, en 2011, el proyecto “Plataforma online integrada de servicios 3d, s3D y 4D e investigación y desarrollo de modelización matemática espacio temporal”, de CDTI, y finalmente en el 2016 en el proyecto “WildfirEngine” de la convocatoria EEA GRANTS. Todos ellos con un componente de investigación y tecnológico indudable, pero al mismo tiempo enfocados en dar respuestas concretas y útiles a las los profesionales del monte.

Con la experiencia y resultados que fuimos obteniendo con SCAYLE a través de los diferentes proyectos de investigación, vimos que podíamos utilizar los servicios de SCAYLE en otras líneas de trabajo y acercarnos a clientes que gestionan recursos en grandes extensiones geográficas y con esta idea, en la actualidad`uno de nuestros proyectos más ambiciosos, lo llevamos a cabo con la colaboración de la compañía eléctrica SDG&E en California. Diariamente y de forma automatizada Caléndula calcula un total de 2.5 millones de incendios forestales que combina con datos de la propiedad y de la infraestructura eléctrica para elaborar mapas de riesgo globales casi en tiempo real. Tanto los datos meteorológicos (que son desarrollados por otro grupo colaborador en un supercomputador californiano) así como todos los datos calculados por Caléndula son consumidos por una herramienta de gestión operacional desarrollada específicamente para este proyecto.

Esta herramienta permite a los ingenieros de SDG&E cuantificar la reducción de riesgo que debe ser alcanzada a través de la aplicación de distintos proyectos de mitigación del riesgo y de aumento de la resiliencia de sus infraestructuras. El proyecto es ambicioso porque multiplica por mucho el número de simulaciones con las que se suele trabajar y porque es pionero en el mundo en elaborar este tipo de análisis de forma diaria.

El siguiente gran objetivo en el que ya llevamos tiempo trabajando con diversas pruebas en SCAYLE es la puesta en marcha de un sistema de asimilación de datos que permitan al simulador de incendios adaptarse y aprender sobre el comportamiento real observado (el avance de la posición del frente) de forma que las predicciones a corto plazo sean mucho más fiables. Este es un objetivo compartido por muchos grupos de investigación que supondría una revolución en la capacidad de predicción, y en el que existe una gran bibliografía. En cualquier caso, el reto siempre es doble porque por un lado es necesario desarrollar la ciencia y la metodología del ajuste del incendio, pero por otro y casi igual de importante es necesario crear el vínculo que permita realmente a los profesionales del sector tener acceso a estos grandes avances de la ciencia y de la computación. Y es ahí donde Tecnosylva, junto con SCAYLE, confía estar.